Castillos

Neuschwanstein es el famoso castillo bávaro, úbicado en una majestuosa colina, cerca del castillo Hohenschwangau y de la ciudad de Füssen. La construcción del castillo fué ordenada por el rey Ludwig II de Baviera como un refugio y un homenaje al compositor Richard Wagner quién siempre fué un personaje de inspiración para el rey. Alrededor de 1.3 millones de personas visitan el castillo anualmente con hasta 6,000 visitas por día en el verano.

Hohenschwangau era la residencia en la infancia del rey Ludwig II de Baviera, fue construido por su padre el rey Maximilian II de Bavaria sobre las ruinas de una antigua fortaleza de nobles. Hohenschwangau era la residencia official de verano del rey Maximilian II, su esposa Maria de Prussia y sus dos hijos Ludwig (quién después fuera el rey Ludwig II de Bavaria) y Otto (quién después fuera el rey Otto I de Bavaria).

Linderhof  es el castillo más pequeño de los tres construidos por el rey Ludwig II de Bavaria y el único en el cual vivió para verlo finalizado. Los jardines que rodean el palacio de Linderhof están considerados como uno de las más hermosas creaciones en la historia de diseño de jardines. El parquet combina elementos formales de estilo Barroco y del renacentísmo italiano, jardines con secciones similares a los jardines ingleses.

En el complejo medieval de Hohes Schloss, en lo alto de la ciudad de Füssen, existe un ramo de la galeria de la colección estatal de pinturas de Bavaria, así como el museo de la ciudad de Füssen en donde se explica la larga historia de la bella ciudad.

Copyright © 2014, www.hotel-fuessen.de